Bajista de vocación, pero un poco perezoso para el estudio musical. Y qué casualidad, estuvo en el mismo remolque que Toño, con el grupo al que dieron después continuidad. Bajo el nombre de Malos Presagios, augurando un gran futuro, recorrieron las comarcales desde Aguarón.

Continuó en Zaragoza con los fabulosos D'jados, con traca final en la cárcel de Torrero, de la que felizmente pudo salir, después de hacer el concierto. Tras un tiempo de lo dejo, lo retomo, lo dejo, resucitó con Vectorian, volviendo a tocar con Toño y conociendo a David, empastando con él desde el primer golpe de bombo.

Se divirtió con Bag Production, hizo power trío con Jomagher, dejando huella de todo ello en varias maquetas y grabaciones.

En Señora Hudson tañe el bajo con destreza y se ocupa de todas esas cosas que los demás olvidamos, como pagar el local o apagar los automáticos.
Juan Carlos Feléz